Caso Cadamuro: Las dos palas que Jeremías nunca devolvió

Caso Cadamuro: Las dos palas que Jeremías nunca devolvió

Córdoba. Un ex empleado rural en el emprendimiento que administraba el único imputado por el homicidio de María Eugenia afirmó que el joven retiró estas dos herramientas a mediados de marzo de 2017 sin dar explicaciones. El día de la desaparición de la víctima tenía que ir al predio pero se excusó aduciendo un “problema personal”

En un detallado informe que publicó este domingo La Voz del Interior, quedó reflejado el testimonio brindado por Damián Escobedo, ex empleado rural del emprendimiento agroganadero que administraba Jeremías Sanz.

El obrero afirmó que a mediados de marzo de 2017 el imputado llegó al campo y se llevó dos palas, una de punta y una corazón, que nunca fueron devueltas al establecimiento.

Sostuvo además que algunos días después las vio en la caja de la camioneta que utilizaba Sanz pero nunca supo el destino que tuvieron.

En el mismo informe de La Voz se hace referencia a que a Escobedo le llamó la atención que el imputado fuese a retirar estos elementos de trabajo que en general nunca utilizaba por cuestiones obvias, era el administrador del emprendimiento porcino.

Por otra parte, el testigo también relató que entre el 15 y el 19 de marzo de 2017, es decir, en el momento en que María Eugenia desapareció, Sanz ingresó durante la tarde noche y fue hasta el fondo del campo junto a una mujer sin identificar. Salieron media hora después y se fueron sin dar explicaciones.

Pero por si esto fuera poco, Escobedo aseguró que el día 15 de marzo puntualmente, que es el punto cero en toda la investigación, Sanz lo llamó alrededor de las 23 e hizo referencia a que se encontraba con su amigo Nicolás Rizzi.

Finalmente, el último aporte que hizo el testigo fue reconocer a Sanz en fotografías que le exhibió el fiscal de Cámara, Hugo Almirón, especialmente unas en las que el joven posa portando armas de fuego. Y en algunas de ellas lo reconoce sujetando una escopeta calibre 16, que es el calibre del arma con la que le dieron muerte a María Eugenia.

Por la sala de audiencias pasaron además dos de las ex parejas de la víctima: Víctor Biasoni y Pablo Mac Auliffe. Ambos resaltaron la “hermosa relación” que tuvieron con “Maru” sin dar ningún indicio de las conductas reprochables que presuntamente ella tenía y que la defensa intenta dejar en evidencia en cada una de las audiencias desde el primer día del juicio.

Mac Auliffe cargó las tintas contra Mabel Cadamuro, a quien apuntó como una persona materialista y que permanentemente estaba enfrentada con la víctima. Una de esas diferencias fue que ella sobreprotegía a Jeremías y eso a Maru le molestaba.

El hombre también agregó que María Eugenia contó que Mabel la había perjudicado en la época en que fueron socias de la tienda de ropa que se llamaba “Bianca”.

“Llevarse bien con Mabel es casi imposible. Por su materialismo, por su mala influencia, por cómo es negociando. Menos sexuales, tuve todo tipo de relaciones con Mabel, y con ella tenés que cuidarte de todo”, refirió Biasoni cuando le tocó atestiguar.

Sin dudas, las cuestiones económicas sobrevuelan todo lo que atraviesa lo inherente a este crimen que tiene como víctima a María Eugenia, como único imputado a su hijo y con la mira puesta en el círculo más cercano del joven, donde la querella buscará probar posibles complicidades.

03-11-19

Fuente: La Voz del Interior - Claudio Minoldo 

Foto: La Voz el Interior

1572750000 Tags: Caso Cadamuro: Las dos palas que Jeremías nunca devolvió, testigo complicó al imputado, Crimen de María Eugenia Cadamuro, Jeremías Sanz, - Publicó:

Estimado colega, le pedimos completar la siguiente información a fin de mantener actualizada nuestra base de datos.